jueves, 18 de marzo de 2010

Seca esas lágrimas


Todos aquellos caminan ocultos tras sus gafas oscuras, mientras sus miradas perdidas observan la nada. Muchos se preguntan por qué, cuál es la razón para tan amarga expresión. Nadie sabe contestar. No es que sean creadores, sino tan responsables como su silencio, la ignorancia y la ceguedad se los permiten. Es su papel de cómplices el que adjudica títulos o cargos no asumidos en situaciones que quieren creer ficticias. Pero saben que NO lo son. Están allí y allí seguirán si todo sigue igual.


Por oculto no es inexistente, por desagradable no menos real, por difícil no menos grave ni solucionable. No corras la cara, mira a tu alrededor y analiza lo que está pasando. Aquí y ahora, igual que ayer, y quizás, distinto que mañana.


Tiende tu mano, seca esas lágrimas.

2 comentarios:

A las 19 de marzo de 2010, 7:57 , Blogger Alvaro Ithurbide ha dicho...

Muy lindo... ya es una temática recurrente en tus textos no?, la alienación, la tristeza, la resignación, aunque teñida de una posible salvación...

 
A las 19 de marzo de 2010, 8:14 , Blogger Michelle Kowalewski ha dicho...

Hay que tener esperanzas de alguna posible salvación, no?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal